Nuestra Historia

Asados Doña Rosa nació el 10 de Octubre de 1986, en el Alto de Las Palmas en un espacio muy pequeño en el cual solo había dos mesas; para gracia de Dios y Doña Rosa, desde que se abrieron las puertas de este pequeño restaurante ha sido todo un éxito porque siempre se le transmitió buena energía en todo lo que allí se hacía. La comida típica Colombiana tenía ese sabor casero contagiado de mucho amor y sacrificio, ya que se empezó de ceros, solo lo que había eran ganas de trabajar y de hacer de este pequeño espacio un refugio para clientes y comensales que transitaban por esta vía.

 

Una de las primeras frases de Doña Rosa al abrir la puerta fue: "si las iglesias se hacen a punta de empanadas yo porque no puedo hacer empanadas con lágrimas", ya que en ese momento nació su hijo menor, de ahí surge esa frase que nunca olvidará y que siempre le da gracias a Dios por esta maravillosa empresa que cuenta con más de 250 empleados que son una familia al servicio de todos nuestros clientes.

Salón de Reservas y Eventos Empresariales

Contamos con amplias y cómodas instalaciones